Cabecera

sábado, 3 de abril de 2010

No es Lluvia, Mariano De María


Y cuando entonces ya no quede más nada con que pelear, vamos a pelear con el alma, por el simple hecho de pelear, por el simple hecho de no bajar los brazos. Entonces cae algo del cielo y no es lluvia. Buscamos entre las nubes pero no lo vemos, solo lo escuchamos. Algunos compañeros salen corriendo aunque sepan que es en vano, aunque no haya lugar donde escapar. Las noticias que nos llegan no son alentadoras, mucho menos lo es el panorama. Nos refugiamos donde podemos, algunos rezan oraciones, otros prefieren pensar, cada uno busca su paz como puede. Algo se mueve entre las sombras y nos formamos, disparamos al bulto con la esperanza de estar marcando una diferencia. Tenemos que creer en nuestra causa, debemos hacerlo porque si no ya perdería el sentido hasta respirar.

Muchos de los nuestros quieren perder, dicen llamarse héroes, dicen que eso liberaría a nuestros país de su propio veneno. Quizás tengan razón, pero no por eso podemos bajar los brazos, no podemos sucumbir, no podemos faltarnos el respeto entre nosotros. Nos tocó estar acá y debemos pelear, con el alma cuando el cuerpo caiga, con el corazón cuando el alma se duerma. En el cielo vuelve a llover, y nos tiramos al piso, todo aturde y cuesta pensar. Pero hay que levantarse, hay que seguir adelante, no podemos, no debemos detenernos. Tenemos que tener esperanza, tener fe, por los chicos que están peleando con nosotros, por los que se fueron, por los que quizás vengan. Una explosión me vuela el casco, caigo al piso y quedo tendido ahí por varios minutos. Uno de mis compañeros me ve y en su cara noto el dolor que comienzo a sentir en mi cuerpo. Busca algo en su mochila y venda mi brazo, yo le digo que me deje, que vaya a tomar refugio. Pero él no hace caso, me abraza y como podemos volvemos a los cuarteles, a ese pequeño rincón del infierno que llamamos hogar.

Y entonces la lluvia que no es lluvia para, y por unos pocos y cortos instantes volvemos a creer en el futuro, a creer en el mate con facturas y en mi vieja, en la radio relatando a Boca de fondo, en las jugadas de Brindisi y Maradona. Y ahora que la mañana vuelve a aparecer y salimos a recorrer la zona, me siento tan estúpido de haber festejado la caída, de haber gritado los goles, de haber colgado la foto en el living. Pero eso es pasado, y el presente es recorrer la zona, enterrar los cuerpos de los compañeros que ayer salieron corriendo, que ya no están. Siempre lo más rápido posible que en el cielo no hay nubes y en cualquier momento puede volver a caer la lluvia que no es lluvia.

Blog de Mariano (Dema): http://marianodemaria.blogspot.com
Twitter de MiniCuentos: http://twitter.com/MiniCuentos

2 comentarios:

  1. tu magia nunca deja de brillar, y eso es lo que admiro.

    te felicito, como siempre.. =))

    ResponderEliminar
  2. Hola Demax como andas. Yo molestandote de nuevo. Onda que a veces me viene eso de enviciarme con un blog y no soltarlo jaja.
    Esta bueno el cuento. Seria lindo que algun dia sobre estas tierras caiga una torrencial lluvia que lave para siempre todos nuestros males endemicos como pais para que se formen campos llenos de flores, los pajaros se la pasen entonando alegres melosdias entre las ramas de los arboles, los rios vuelvan a riegar aquellas tierras que quedaron sedientas durante años y por fin el sol nos pueda encontrarnos a todos juntos en una mesa cantando, tomando mate y sonriendo.
    Ademas los heroes no son los que triunfan. Son aquellos que luego de caer una y mil veces vuelven a levantarse y dar batalla.
    Te mando un abrazo y que tengas buen fin de semana.

    P.D. Yo no se los contactos que tienen ustedes. Pero con todo este material que hay en este blog no se. estaria bueno imprimirlo y donarselo a alguna escuela, a alguna biblioteca popular o algo. No se... digo. Quiza me este mandando cualquiera.
    Ahora si. me voy y no te jodo mas. un abrazo

    ResponderEliminar